Síndrome del Intestino Permeable

El síndrome del intestino permeable (leaky gut) es una condición donde la pared celular del intestino delgado está tan inflamada que el revestimiento se vuelve más permeable o poroso de lo que debería ser. Cuando esto sucede, las sustancias extrañas, como alimentos parcialmente digeridos, toxinas y bacterias, pueden atravesar la pared intestinal y entrar o “filtrarse” en el torrente sanguíneo. Esto hace que el sistema inmunológico del cuerpo reaccione y cree anticuerpos contra sus propios tejidos.

Como resultado de esta pérdida y la reacción del sistema inmunológico, una persona con esta condición puede experimentar muchos síntomas, que incluyen hinchazón, diarrea, irregularidades menstruales y gripes frecuentes. Más allá de estos síntomas, el intestino permeable puede conducir al desarrollo de varias enfermedades autoinmunes, como artritis reumatoide, asma, colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn. Otras enfermedades autoinmunes asociadas incluyen diabetes tipo 1, lupus, enfermedad celíaca, esclerosis múltiple, tiroiditis de Hashimoto, fibromialgia y psoriasis.

Entre las causas de este síndrome están:

• Una dieta rica en alimentos procesados

• Estrés crónico

• Consumo excesivo de alcohol

• Granos y gluten (para personas sensibles o intolerantes)

• Exposición prolongada a ambientes altamente estériles o uso excesivo de productos de limpieza antibacterianos y desinfectantes químicos para manos.

• Uso excesivo de antibióticos, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o ciertos analgésicos

• Toxinas de alimentos, aire, agua, hogar, ropa, etc.

Síntomas comunes del síndrome de intestino permeable:

• Crecimiento excesivo de cándida

• Síntomas digestivos, como gases, hinchazón, estreñimiento o diarrea

• Alergias e intolerancias alimenticias: generalmente son múltiples y pueden incluir alimentos una vez tolerados.

• Dolores de cabeza

• Desequilibrios hormonales

• Inflamación, tanto aguda como crónica

• Problemas cognitivos y del estado de ánimo, como ADD, ADHD y “niebla mental” (incapacidad para pensar con claridad)

• Deficiencias nutricionales

• Problemas de la piel, como acné, rosácea, psoriasis.

Las afecciones coexistentes comunes incluyen la enfermedad celíaca y otras enfermedades autoinmunes, como el lupus, la esclerosis múltiple, el síndrome del intestino irritable (IBS) y / o la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD).

¿Qué exámenes diagnostican el Síndrome de Intestino Permeable?

En este momento, no existe una prueba de laboratorio que evalúe específicamente el síndrome del intestino permeable. Sin embargo, hay cuatro pruebas que pueden ayudar a indicar un problema de intestino permeable.

1) Prueba de zonulina: este análisis de sangre mide la zonulina, una proteína que modula la permeabilidad de las uniones estrechas entre las células de la pared del tracto digestivo.

2) Prueba de intolerancia alimenticia IgG: se trata de un análisis de sangre simple que identifica una amplia variedad de intolerancias alimenticias.

3) Examen de sangre completo: esta prueba busca deficiencias de vitaminas y minerales que pueden ayudar a determinar si el intestino tiene fugas.

4) Prueba de orina de lactulosa manitol: esta prueba evalúa la permeabilidad intestinal midiendo el grado en que estos dos azúcares, lactulosa manitol, cruzan el revestimiento intestinal.

Cambios sugeridos en tu estilo de vida para llevar esta condición:

1) Maneja el estrés crónico continuo. El estrés crónico es un factor importante en el intestino permeable, debilitando el sistema inmunológico.

2) Realiza ejercicios y movimientos suaves en lugar de entrenamientos largos e intensos. Los entrenamientos que son demasiado largos y / o demasiado intensos pueden generar estrés en un cuerpo ya estresado y debilitar el sistema inmunológico.

3) Cocina más comidas en casa. De esta manera tiene control absoluto de lo que hay en tu plato.

4) Come sin distracciones. Esto le permite al cuerpo la digestión de una sola tarea.

5) Reduce los AINE (antiinflamatorios no esteroides). En su lugar, prueba analgésicos naturales, como jengibre, cúrcuma, Boswellia serrata, uña de gato y magnesio.

6) Reduce el uso innecesario de productos antibacterianos. SI bien son fundamentales en situaciones en las que es necesario desinfectar y proteger contra virus y enfermedades, elije productos que no contengan productos químicos, colorantes ni perfumes agresivos.

7) Elije productos para el cuidado de la piel y otros productos de cuidado personal más seguros. Algunos ingredientes comunes a los que hay que estar atento incluyen lauril sulfato de sodio (SLS), lauril sulfato de sodio (SLES), oxibenzona (que se encuentra en muchos protectores solares), parabenos.

Comidas sugeridas en tu dieta para el síndrome de intestino permeable

• Grasas saludables de aguacate, aceite de coco, aceite de oliva, omega-3 (salmón, sardinas y nueces) y carnes orgánicas y de pastoreo.

• Caldos (tanto vegetales como animales)

• Carnes “limpias” sin hormonas ni antibióticos añadidos; orgánico y pastoreo.

• Verduras fermentadas, como chucrut, encurtidos y kimchi (Nota: muchas personas con intestino permeable también tienen sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO). Si SIBO está presente, los probióticos (como los productos lácteos cultivados) y los prebióticos (como los vegetales fermentados) pueden ser difíciles de tolerar.

• Productos lácteos cultivados, que se fermentan mediante cultivos bacterianos que ayudan a mantener la microbiota intestinal saludable y ayudan en la digestión

• Huevos

• Leches vegetales sin aditivos

• Hierbas y especias, como canela, cilantro, ajo, eneldo, orégano, cúrcuma y hojas de laurel

• Frutas y verduras frescas

Alimentos que generalmente se deben evitar:

• Alcohol

• Cafeína

• Lácteos

• Gluten

• Organismos genéticamente modificados (GMO)

• Granos

• Alimentos procesados ​​y envasados

• Azúcar

Otros alimentos que pueden causar irritación o reacciones en algunas personas, son: huevos, nueces, tomates, papas blancas y pimientos, e incluso azúcares naturales, como miel, azúcar de coco y frutas. En estos casos, un médico puede recomendar una de las dietas terapéuticas o hacer modificaciones para adaptarlas a las necesidades específicas del cliente.

Si tienes tres o mas síntomas de los nombrados visita a tu Gastroenterologo para evaluar tu condición.

Gracias por leer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: